Detección

gama control biofilm

TBF® 300 y TBF® 300S

RÁPIDO

Resultados en pocos minutos.

SENCILLO

Kit de color que no requiere personal especializado ni equipos complejos.

SELECTIVO

El reactivo interactúa selectivamente con la matriz del biofilm evitando el riesgo de falsos positivos.

De forma complementaria, BETELGEUX-CHRISTEYNS ha desarrollado una gama de productos diseñados específicamente para desprender y degradar la matriz del biofilm y eliminar los microorganismos presentes. El principal obstáculo para controlar la presencia de biofilms se debe a que son muy difíciles de detectar. Las técnicas habituales para detectar la presencia de biofilms que suelen ser costosas y sofisticadas, y generalmente poco útiles para un control rutinario.

BETELGEUX-CHRISTEYNS propone los test de detección de biofilms, TBF® 300 y TBF® 300S. Se trata de innovadores productos que permiten observar de forma rápida y sencilla los puntos de crecimiento de biofilms. Este producto contiene agentes que tiñen de forma selectiva la matriz protectora de los biofilms, evitando falsos positivos por interferencia de residuos orgánicos u otros materiales. La coloración residual (color fucsia) después del enjuagado indica la posible presencia de biofilm microbiano.

TBF® 300 ​

El  test de detección de biofilms TBF® 300 es un test rápido para la detección de biofilms microbianos sobre superficies. Este producto ha sido desarrollado para la identificación selectiva de biofilms de una forma sencilla y rápida y es el resultado de varios años de investigación en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid.

1. Seleccione la superficie de interés y aplique la espuma TBF® 300 sobre un área aproximada de 10 cm2.

2. Deje un tiempo de contacto de 5 minutos.

3. Aclare con agua el área de ensayo para eliminar la espuma.

4. Compruebe si, después del aclarado, permanecen restos de coloración fucsia sobre la superficie.

No aplicar sobre superficies porosas que puedan retener el colorante de forma permanente (madera, tela, cartón, etc.). En caso de duda, aplicar una pequeña cantidad de espuma sobre una muestra de la superficie. Se recomienda utilizar guantes durante su aplicación para evitar manchas en la piel que pueden ser difíciles de eliminar. Las aguas de aclarado pueden contener una gran cantidad de colorante que puede teñir materiales absorbentes con los que entre en contacto.

Cada envase del TEST DE DETECCIÓN DE BIOFILMS TBF® 300 permite muestrear alrededor de 300 puntos de ensayo (Contenido neto 150 ml, 10 cm2 por ensayo).

La espuma TBF® 300 tiñe de forma selectiva la matriz exopolimérica de los biofilms, sin interferencias por parte de la mayoría de residuos habituales en industrias alimentarias o cosméticas.

Este ensayo proporciona información cualitativa sobre la presencia de biofilms en las superficies estudiadas y no sustituye a los métodos oficiales para el control de las condiciones higiénicas. Es necesario emplear métodos más específicos en caso de requerir información sobre la naturaleza del biofilm, niveles de contaminación microbiológica o microorganismos presentes.

TBF® 300S

TBF® 300S es un test rápido para la detección de biofilms microbianos en superficies. Este producto permite identificar puntos de contaminación por biofilm de una forma rápida, sencilla y selectiva. TBF® 300S es una herramienta para el control higiénico rutinario de las superficies tras los procesos de limpieza y desinfección. TBF® 300S se presenta en un envase de 100 ml provisto de pulverizador para su fácil aplicación sobre las superficies.

1. Seleccionar el área de ensayo a muestrear, de manera que ésta sea representativa de la superficie a evaluar. Se recomienda aplicar el producto sobre un área de al menos 10 cm2 en una superficie horizontal. 2. Aplicar el producto presionando el pulverizador, de forma que la superficie se cubra de forma homogénea. 3. Dejar actuar al producto durante al menos 5 minutos. 4. Enjuagar la superficie con agua y observar la presencia de coloración residual sobre la superficie. La coloración residual (color fucsia) después del enjuagado indica la posible presencia de biofilm microbiano.

El producto tiene una gran capacidad colorante, de manera que se debe aplicar en pequeñas dosis de forma controlada, utilizando guantes para evitar el contacto con la piel. No aplicar el producto sobre superficies porosas que puedan retener el colorante de forma permanente (madera, tela, cartón, etc.). En caso de duda, se recomienda realizar un test previo en una muestra de la superficie. Las aguas de enjuagado pueden contener una gran cantidad de colorante, que puede teñir materiales absorbentes con los que entre en contacto.

TBF® 300S contiene agentes de tinción biológica seleccionados por su capacidad para la tinción de biofilms formados por distintas especies bacterianas. La coloración del biofilm es visible a simple vista, sin requerir instrumentación específica ni personal especializado. TBF® 300S tiñe de forma efectiva biofilms formados por bacterias de las especies Pseudomonas fluorescens, Bacillus cereus, Staphylococcus aureus, Salmonella enteritidis y Listeria monocytogenes, entre otras. Los agentes colorantes tiñen de forma irreversible componentes de la matriz exopolimérica de los biofilms, de manera que la tinción no es específica de las especies bacterianas presentes en el biofilm. Los colorantes contenidos en TBF® 300S han sido también ensayados frente a residuos típicos de las industrias alimentarias con el fin de evitar interferencias indeseadas. TBF® 300S no tiñe residuos como leche, grasa o carne magra. El producto contiene agentes tensioactivos, espesantes y estabilizantes que facilitan la aplicación del producto y su retención sobre las superficies. TBF® 300S es soluble en agua, permitiendo su eliminación de las superficies durante el aclarado, excepto en aquellos puntos en los que se haya formado un biofilm.

es_ESSpanish
es_ESSpanish