CONTROL DE BIOFILMS

TBF® 300 y TBF® 300S

RÁPIDO

Resultados en pocos minutos.

SENCILLO

Kit colorimétrico que no requiere personal especializado o equipo complejo.

SELECTIVO

El reactivo interactúa selectivamente con la matriz del polímero del biofilm evitando el riesgo de falsos positivos.

Además, BETELGEUX-CHRISTEYNS ha desarrollado una gama de productos específicamente diseñados para separar y degradar la matriz del biofilm y eliminar los microorganismos presentes. El principal obstáculo para controlar la presencia de biofilms es que son muy difíciles de detectar. Las técnicas habituales para detectar la presencia de biofilms suelen ser costosas y complejas, generalmente de poco uso para el control rutinario.

TBF® 300

TBF® 300 es una prueba rápida para la detección de biofilms microbianas en superficies. Este producto ha sido desarrollado como una técnica simple y rápida para la identificación selectiva de biofilms, y es el resultado de varios años de investigación en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid (España).

PRUEBA DE DETECCIÓN DE BIOFILM

TBF® 300 se emplea para evaluar la presencia de biopelículas en las superficies después de las operaciones de limpieza y desinfección, mediante su aplicación en varios puntos de muestreo.

Seleccione la superficie a analizar y aplique espuma TBF® 300 sobre un área de aproximadamente 10 cm2.
Permita un tiempo de contacto de al menos 5 minutos.
3. Enjuague el área de prueba con agua para eliminar la espuma.
Verifique la presencia de coloración rosada en la superficie después del enjuague.

La coloración rosa restante en la superficie de prueba indica la presencia de biofilm. Si este fuera el caso, se recomienda limpiar y desinfectar la superficie con productos para eliminar biofilms.

No aplique sobre superficies porosas que puedan retener permanentemente el tinte (madera, tela, cartón, etc.). En caso de duda, aplique una pequeña cantidad de espuma en una muestra de la superficie. Se recomienda el uso de guantes durante la aplicación para evitar manchar la piel, que puede ser difícil de quitar.
El agua de enjuague puede contener cantidades de tinte lo suficientemente grandes como para manchar materiales no adecuados. Siempre verifique que esta agua se conduzca sobre materiales no absorbentes.

Cada lata de TBF® 300 permite analizar alrededor de 300 puntos de muestreo (lata de 150 ml, área de prueba de 10 cm2).
Los componentes de la espuma TBF® 300 tiñen selectivamente la matriz exopolimérica del biofilm, sin interferencias de la mayoría de los residuos que se encuentran comúnmente en la industria alimentaria o cosmética.

Esta prueba proporciona información cualitativa sobre la presencia de biofilms en las superficies en estudio, y no reemplaza los métodos oficiales para evaluar las condiciones sanitarias de las instalaciones. Es necesario utilizar técnicas de análisis más específicas para obtener datos sobre la naturaleza del biofilm, sus constituyentes o los niveles de contaminación microbiológica.

TBF® 300S

TBF® 300S es adecuado para el uso de rutina en el control de higiene de superficies después de los procedimientos de limpieza y desinfección. TBF® 300S está disponible en botellas de spray de 100 ml para una aplicación más fácil en superficies.
  1. Seleccione un área de prueba para muestrear, representativa de la superficie a evaluar. Se recomienda un área de al menos 10 cm2 en una superficie horizontal para la aplicación del producto.
  2.  Aplique TBF® 300S rociando el producto sobre la superficie de la muestra.
  3. Permita un tiempo mínimo de contacto de 5 minutos.
  4. Enjuague la superficie con agua y verifique la presencia de manchas residuales en la superficie. La tinción residual (fucsia) después del enjuague muestra una posible presencia de biofilm.

TBF® 300S debe aplicarse en pequeñas dosis controladas, utilizando guantes protectores para evitar el contacto con la piel. Este producto no debe aplicarse sobre superficies porosas que puedan mancharse de manera irreversible (madera, tela, cartón, etc.). En caso de duda, aplique una pequeña cantidad de producto en una superficie de prueba y verifique si el producto está enjuagado. Las aguas de enjuague pueden contener altas cantidades de tinte y, por lo tanto, pueden manchar superficies no compatibles durante el drenaje.

TBF® 300S contiene agentes de teñido biológico seleccionados por su capacidad para teñir biopelículas formadas por diferentes especies bacterianas. La tinción de biofilm es visible de un vistazo, no se requieren equipos específicos ni personal especializado.
TBF® 300S tiñe selectivamente los biofilms formados por bacterias como Pseudomonas fluorescens, Bacillus cereus, Staphylococcus aureurs, Salmonella enteritidis y Listeria monocytogenes, entre otras. Los componentes del tinte tiñen irreversiblemente la matriz expolimérica del biofilm, la tinción no depende de las especies bacterianas en el biofilm. Los agentes de tinción se han probado en presencia de residuos de alimentos comunes, para evitar interferencias indeseables. TBF® 300S no mancha los residuos de alimentos como la leche, la grasa y la carne magra. 

TBF® 300S contiene tensioactivos, espesantes y estabilizadores para una aplicación más fácil del producto y un mayor tiempo de retención en las superficies. TBF® 300S es soluble en agua, fácil de enjuagar con agua, excepto donde se han formado manchas de biofilm.

es_ES
en_GB es_ES