BIOFILMTEST FAQ

Preguntas y respuestas sobre TBF® 300

TBF® 300 es un producto que nace tras años de investigación entre BETELGEUX-CHRISTEYNS y la Universidad Complutense de Madrid (2011) en el marco de un proyecto de I+D cofinanciado por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial y los Fondos FEDER.

TBF® 300 detecta todo tipo de biofilms en apenas 5 minutos. A diferencia de otros productos que se encuentran en el mercado, no se trata de una solución de agua oxigenada que reacciona solo con microorganismos catalasa positivos. Este tipo de productos puede reaccionar también ante la presencia de restos orgánicos o de óxidos. Con el TBF® 300 esto no ocurre pues está basado en un Rodamina B que es un colorante específico que tiñe la matriz extracelular del biofilm.

De este modo evita falsos positivos.

En tan solo cinco minutos puede conocer la presencia o ausencia de biofilms en una superficie. Tras la aplicación de TBF® 300 sobre superficies horizontales o verticales, y su posterior aclarado con agua, si estas quedan teñidas de color fuscia, indican la existencia de un biofilm, permitiendo por tanto su detección de una forma rápida y visual.

Es muy importante detectar rápidamente la presencia de biofilms en una planta de producción agroalimentaria con el fin de evitar la contaminación cruzada. 

Este tipo de contaminación en forma de biofilms es persistente, además de presentar resistencia a los protocolos de limpieza y desinfección, posibilitando la presencia de reservorios en determinados lugares de la planta que pueden ocasionar contaminaciones microbianas en el producto final.

Ventajas:

TBF® 300 te permite detectar de una forma rápida, visual, fácil y económica la presencia de biofilms en superficies.

No. Este producto solo ayuda a la detección. Para su eliminación se debe utilizar otro tipo de soluciones ya sean enzimáticas o químicas. BETELGEUX-CHRISTEYNS dispone en su porfolio de productos desinfectantes para la eliminación de biofilms, como el MIDA® SAN 327 BF y el MIDA® SAN 328 EC, además de los enzimáticos, MIDA® ADD 409 AG.

Detectar la presencia de todo tipo de biofilms, evitando falsos positivos.

Preguntas y respuestas sobre TBF® 300

Se recomienda que se aplique el producto sobre superficies limpias, pero este producto también funciona sobre superficies sucias tras los test de eficacia realizados.

La fecha de caducidad de este producto es de dos años tras su fabricación.

Para la eliminación de la espuma adherida a la superficie basta con el enjuague con agua. En caso de que la tinción persista deberá aplicar un suave frotado.

En caso de tener algún tipo de problema con este producto, puede ponerse en contacto con BETELGEUX-CHRISTEYNS desde donde le resolverán todas sus dudas al respecto lo antes posible. Si su problema está relacionada con cualquier tipo de problema de salud relacionada con TBF® 300 deberá dirigirse al Instituto de Nacional de Toxicología (91 5620420).

Ningún producto es aplicable a todas las superficies. No obstante, TBF® 300 funciona perfectamente, sin ningún tipo de problema, sobre las superficies más comunes que se encuentran en una planta de producción alimentaria. Por el contrario, si se aplica en superficies porosas puede provocar una tinción permanente dando lugar a un falso positivo.

El principal componente de TBF® 300 es la Rodamina B, un colorante específico de la matriz extracelular. Además de este se hallan otros componentes minoritarios responsables de la formación de la espuma como los tensoactivos.

TBF® 300 debe ser guardado en un lugar fresco y seco, evitando la exposición solar, así como temperaturas extremas.

Tiempo:

En tan solo 5 minutos con una simple inspección visual puede comprobar directamente la presencia de biofilms.

Permite una rápida detección de posibles focos de contaminación, algunos de ellos persistentes, que pueden causar un grave problema de seguridad alimentaria a la empresa. Si no se detectan estos biofilms a tiempo se pueden generar reservorios en zonas de difícil limpieza de la planta provocando contaminaciones importantes.

Sí. Para ello deberá leer atentamente las instrucciones de uso antes de aplicarlo.

Preguntas y respuestas sobre TBF® 300

La posibilidad de que aparezca un falso positivo es mínimo siempre y cuando se aplique el test sobre las superficies indicadas

Detecta todo tipo de biofilms ya estén compuestos por hongos, bacterias y levaduras, o bien por una combinación de ellos. La existencia de microorganismos catalasa positivos o negativos en el interior del biofilm no es determinación en la detección de biofilms cuando usamos TBF® 300.

La eficacia de detección del producto TBF® 300 ha sido probado frente a los biofilms de diferentes microorganismos relevantes en la industria alimentaria como Pseudomonas fluorescens, Bacillus cereus, Staphylococcus aureus, Salmonella enterica y Listeria monocytogenes.

No. La función de TBF® 300 es detectar biofilms, no eliminarlos, por lo tanto, al no tratarse de un producto biocida, no requiere este tipo de registro

TBF® 300 es un herramienta de control de la higiene que verifica la presencia y ausencia de biofilms. Se puede utilizar además como un mecanismo de control de higiene tras un proceso de limpieza y desinfección de una planta con presencia de biofilms.

No, porque la toma de muestras por medio de hisopos nos permite detectar la contaminación superficial en diferentes puntos de un proceso producto, mientras que la aplicación de TBF® 300 nos permite detectar si esta contaminación se encuentra formando un biofilm.

Permite muestrear +/- 200 puntos de ensayo de 10 cm2. Indicado tanto para superficies lisas verticales como horizontales.

ContactAR

¿Alguna otra duda? Consúltanos o déjanos un mensaje

estamos aquí

Polígono Industrial Raconc, Parcelas nº 2 y 3

46729 Ador (Valencia, España)

Teléfono: +34 962 871 345

Fax: +34 962 875 867

©2020 BETELGEUX-CHRISTEYNS. Todos los derechos reservados

es_ES
en_GB es_ES